miércoles, junio 08, 2005

¿Galego?

Los candidatos flojean en gallego
Los filólogos dan un aprobado raspado a Fraga y Quintana, y un suspenso a Touriño

El deje andaluz del líder socialista es lo que más sorprende a los expertos

(Elisa Álvarez | redacción)
El futuro presidente de la Xunta cabe exigirle, al menos, que hable bien gallego. Sin embargo, a alguno de los candidatos no le vendría mal un cursillo intensivo o una inmersión lingüística en una aldea en donde poder mamar la lengua del país. Cinco profesores de Filoloxía Galega de las tres universidades -Xosé Henrique Costas, Carme Hermida, Xosé Luís Regueira, Manuel Ferreiro y Henrique Monteagudo- han valorado la fonética, la sintaxis y el vocabulario de los tres candidatos. Fraga y Quintana, aunque raspados, aprueban. A Touriño le queda para septiembre, y con pasantías.

La retahíla de defectos que recuerdan los expertos del líder socialista, sin tener que analizar minuciosamente una intervención suya, no tiene desperdidio. Aspira la - s , como si de un acento andaluz se tratase, «algo que nos deixa coa boca aberta», dice Henrique Costas, uno de los más críticos con el líder socialista, cuyo gallego califica de «absolutamente desastroso e calamitoso». Coloca mal los pronombres átonos -los antepone al verbo-, no utiliza las siete vocales al no establecer diferencias entre abiertas y cerradas, pronuncia mal la x , emplea un gallego «urbano pero cativo», y plagado de castellanimos.

Gallego «de paisano»

También el candidato popular recurre con frecuencia a los vocablos importados del castellano, pero en este caso se trata de palabras aceptables y que al menos no suenan estridentes. De los tres, tiene el gallego más cercano, «de paisano», y con algunos rasgos dialectales de Vilalba. Eso sí, los expertos coinciden en que su vocalización es bastante pobre, encabalga palabras y en algunos casos coincide con Touriño al colocar mal los pronombres átonos.

En el caso de Quintana, algunos filólogos lo sitúan en primer lugar en corrección lingüística, y otros lo relegan detrás de Fraga. Su rasgo más característico es la conjunción -i mal usada, «que pode ser unha pose lingüística», señalan. Tiene algunas hipercorrecciones, y aunque en los mítines o discursos emplea un gallego cultivado, en declaraciones improvisadas comete errores como la colocación de los pronombres. Eso sí, aseguran que es el que tiene un vocabulario más cuidado y el único que emplea Galiza.

Algo en lo que coinciden todos los profesores es en que en el caso de Touriño es imposible detectar de qué parte de Galicia procede, por sus variantes dialectales o su acento. En el caso de Fraga y Quintana es más evidente. El candidato popular utiliza varias terminaciones propias de Terra Cha, y el nacionalista deja entrever su procedencia alaricana en algunas expresiones.

En general, los políticos no emplean una lengua modélica, pero los filólogos tampoco exigen una perfección fonética, morfológica o sintáctica. De hecho, aseguran que en el PP «hai políticos que falan un galego estupendo foneticamente, pero son os que están en segunda ou terceira liña. O mesmo pasa no BNG», indica Xosé Luís Regueira.

Algunos de los expertos son benévolos, como Hermida o Monteagudo. Otros prácticamente devolverían a los candidatos a la escuela, como Manuel Ferreiro en el caso de Touriño, «é a suma de todo o que ten de negativo na fonética, na morfoloxía e na sintase».



Fuente: La Voz de Galicia

Para más información, consultar los errores de Manuel Fraga, Emilio Pérez Touriño y Anxo Quintana.

2 comentarios:

José Manuel dijo...

En Galicia cada cual habla el gallego a su modo. El gallego normativo que propugnan los lingüistas es algo que no habla nadie y que sólo está en los libros que escriben y tratan de vender e imponer a una comunidad que siempre habló el gallego a su manera.

Alatriste dijo...

Yo te invito a reflexionar, por el resto creo que usted tiene parte de razón.
Gracias