sábado, junio 04, 2005

Comienza la campaña gallega más decisiva desde 1981



19-J, CITA CON LAS URNAS | Viernes, 03 de junio de 2005
Comienza la campaña gallega más decisiva desde 1981
:: 03/06/2005
El juicio final del fraguismo definirá el futuro de la derecha española, como ocurrió hace 24 años con la derrota de UCD ante AP.
Sólo Bono logró cinco mayorías absolutas consecutivas en una comunidad autónoma


(Anxo Lugilde | Redacción)
La campaña gallega más trascendente desde el estreno de la autonomía en 1981 comenzó ayer en Santiago con la petición por parte de Manuel Fraga de otros cuatro años más para continuar con su proyecto iniciado en 1989 y la apuesta de Pérez Touriño y Anxo Quintana por un cambio político en Galicia, que desaloje del poder a la derecha tras una derrota electoral. Durante los 16 años de fraguismo, nunca se había iniciado una campaña con pronósticos tan desfavorables para el PP. Pero hay que remontarse 24 años, cuando la Unión del Centro Democrático mordió el polvo en su hasta entonces gran feudo gallego, para hallar un precedente de unos comicios tan decisivos en España.

El gran triunfador de aquellos comicios del 20 de octubre de 1981 fue, precisamente, Manuel Fraga, quien llevó a Fernández Albor a la presidencia de la Xunta y comenzó a prepararse para el gran salto de 1982, cuando su partido, entonces llamado Alianza Popular, alcanzó los 107 diputados en las generales, mientras UCD se desintegraba.

ZP y la mayoría absoluta

Galicia es la cuna de los populares, donde ganaron por primera vez y donde, por ejemplo, lograron en 1979 cuatro de sus nueve diputados en el Congreso. Por eso una derrota de Fraga dejaría noqueado al PP y le dejaría el camino expedito para que José Luis Rodríguez Zapatero pueda conseguir la mayoría absoluta en las próximas elecciones generales, previstas en principio para el 2008.

En el PP están convencidos de que, en caso de que Touriño llegue a la presidencia de la Xunta, Zapatero adelantará por lo menos para el 2007 las elecciones generales.

Pero lo que está en juego en Galicia es una disyuntiva crucial en su historia contemporánea, algo que supera con creces a las repercusiones que puede tener el resultado más allá de Pedrafita y O Padornelo. ¿Cómo acabará el fraguismo? La parte fundamental de la respuesta se desvelará el 19 de junio o, tal vez, el 28, cuando se recuenten los votos de los emigrantes. Se sabrá si Fraga termina su carrera de presidente de la Xunta con una derrota electoral o si lo puede hacer desde el poder, bien culminando la legislatura o dejando la presidencia antes del 2009.

Política o medicina

«Fraga aguantará mentras teña forza», aseguran los conselleiros al analizar el escenario de una victoria del PP. En ese caso, seguiría funcionando lo que se decía el verano pasado en el entorno de Mariano Rajoy: «La sucesión de Fraga, o mejor dicho su continuidad en el poder, es una cuestión más médica que política».

Pero mucho han cambiado las cosas desde que en agosto Rajoy aceptó en Perbes la quinta candidatura de Fraga. Después llegó la crisis de Ourense y el desmayo de Manuel Fraga en el Parlamento. Y se produjo un inesperado anticipo electoral que, según los socialistas puede ser muy perjudicial para el PP. Entre los populares hay opiniones contrapuestas.

Fraga tiene quince días para movilizar a su electorado, para convencer a quienes creen que debería haberse retirado. Si lo logra, se acercará al récord del manchego José Bono, que logró seis mayorías absolutas consecutivas en su comunidad.

PSOE y BNG disponen de dos semanas para movilizar al electorado urbano y juvenil, de forma que la derecha deje de ser mayoritaria en Galicia.

Fuente: La Voz de Galicia

2 comentarios:

Alatriste dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
Pereira dijo...

Te agradezco mucho tu comentario, Pablo, así como el recuerdo que has hecho de la enfermedad que está afectado al ex presidente Adolfo Suárez, una persona que me merece gran respeto, pese a los posibles errores que, como todo político, pudo cometer.
En lo referente a Manuel Fraga, con todos los respetos, debe retirarse ya de la política activa, pues ya son demasiados años. Los partidos políticos deben renovarse, con nuevas ideas y a través de los cambios generacionales, si bien es cierto que en el caso que nos ocupa Fraga es un icono mediático en la política gallega, un aglutinante de las distintas formaciones conservadoras locales presentes en el PPdG. Pero mala cosa es que un partido dependa "per secula saeculorum" del mismo patrón para controlar a los "barones" y eclipse a los posibles renovadores.